La infección por el virus del papiloma humano se puede prevenir

Utilizar el preservativo sin excepción y no empezar a tener relaciones sexuales precozmente son dos de las claves para evitar la infección.
Autor/es: Cristóbal Pera
Actualizado el 21/01/2010
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
 
Reducir el número de parejas sexuales, usar sistemáticamente el preservativo y someterse con frecuencia a controles ginecológicos son las pautas clave para prevenir o detectar precozmente la infección por el HPV (papilomavirus genital humano), y el consiguiente cáncer genital que se asocia a esta infección viral. Todo ello sin olvidar la vacuna contra esta infección, que en España  forma parte, desde el año 2008, del calendario de vacunas de las adolescentes de entre 11 y 14 años.
Papiloma y cáncer, relacionados
Estas sencillas medidas de salud pública ayudarían a prevenir dicha infección, según un estudio de la Universidad de Indiana (EE. UU.) que ha examinado la asociación entre el uso rutinario de preservativo, el cambio frecuente de pareja sexual y la concurrencia de otras infecciones transmitidas sexualmente, con la duración de la infección por el papilomavirus genital humano. Éste se asocia, además, con la presencia de variantes oncogénicas del virus. Así, la infección crónica o persistente en estos casos es necesaria, pero no suficiente, para el desarrollo de una neoplasia (cáncer) del cuello del útero.
La promiscuidad, factor de riesgo
Este trabajo desvela las siguientes claves:

Uno de los factores que puede propiciar la infección es empezar las relaciones sexuales a edades tempranas.


  • Las infecciones por HPV asociadas con una sola pareja se controlan antes que las asociadas con múltiples parejas. La eliminación de la infección persistente por el HPV se consigue mucho más rápidamente con el uso habitual del preservativo.
  • Las infecciones por el HPV asociadas con la infección con clamidias y con tricomonas se eliminan más lentamente que las no asociadas con estas infecciones.
Los datos controlados en el estudio fueron: uso del preservativo, conductas sexuales, grado de promiscuidad sexual, e infecciones concomitantes con Neisseria gonorrhoeae (gonococia), Clamydia trachomatis (clamidiasis) y Tricomonas vaginalis (tricomoniasis).

 
El cáncer de cuello uterino, dos veces más frecuente entre las clases bajas
Este tipo de tumor se da mucho más entre las mujeres que forman parte de clases económicamente deprimidas. Según un estudio realizado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer y publicado en la revista British Journal of Cancer, este fenómeno se debe a que en este ambiente las mujeres suelen empezar a tener relaciones sexuales cuatro años antes que el resto. Y aunque la infección por el HPV se puede dar a cualquier edad, si esta se desarrolla a edades muy tempranas dispone de más tiempo para desarrollar cáncer de cuello uterino.

Esta conclusión apoyaría la conveniencia de someter a todas las niñas, y especialmente a las que viven en ambientes deprimidos, a la vacunación contra el papiloma virus humano en edad escolar, antes del inicio de las relaciones sexuales.

Fuentes:
Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine (febrero 2006)
British Journal of Cancer (diciembre 2009)




Comentarios

avatar-Godofredo Arauzo
Godofredo Arauzo 22/11/2010

EL ENIGMÁTICO PAPILOMA VIRUS HUMANO

Se han identificado cerca de 200 tipos de papiloma virus humano, la infección por el PVH está incrementándose; ha alcanzado proporciones epidémicas; la prevalencia de la infección por el PVH en 1970 era del 1%; en 1985 3 %, actualmente por métodos de alta sensibilidad 85%: en las embarazadas del primer trimestre 40%, tercer trimestre 60%, en el puerperio 17 % y cerca del 6 % en mujeres sin contacto sexual; la mayoría son latentes o subclínicas; una minoría son clínicas observadas directamente: las verrugas o condilomas; .está muy difundido en la naturaleza, infecta a los animales domésticos y silvestres; se transmite también al nacer; se ha detectado en el líquido amniótico, guantes de goma, pinzas de biopsias, espéculos, ropa interior, toallas, en el piso, asiento de los servicios higiénicos, gimnasios, vestuarios de las piscinas y otros; aproximadamente el 50% tienen afinidad por la piel y mucosas del ano, parte final del árbol genital y parte superior de los aparatos digestivo y respiratorio; el 80% de las mujeres se infectaran durante su vida; se los considera comensales de las personas, existen PVH de bajo riesgo que son la mayoría que ocasionan lesiones benignas y PVH de alto riesgo sospechosas de ser un cofactor más de la aparición del carcinoma del cuello uterino; la infección por el PVH 1 y 2 se inicia en la infancia y en la niñez produciendo verrugas que desaparecen espontáneamente y los localizados en otros lugares en forma latente o subclínica son diagnosticados con técnicas muy sofisticadas, viven en el medio ambiente por largo tiempo; se le considera como la enfermedad de transmisión sexual más común, aunque la vía sexual no es la única vía de contaminación; aparece en los órganos genitales de la mujer cuando inicia sus relaciones sexuales. Es caprichoso y ubicuo; aparece y desaparece del organismo de la persona; la incidencia más alta se halla en las mujeres de 20 a 26 años; con la edad desaparecen; pueden persistir durante toda la vida sin ocasionar ningún trastorno; para desarrollar la infección requiere microtraumas, como sucede durante el acto sexual por choque entre el cuello y el pene; en el 80% de la mujeres que tiene PVH en su cuello uterino desaparecen antes de los doce meses, por acción de su sistema inmunológico; en el resto 20% permanecen estacionarios o progresan a displasia y sólo el 1% progresa a carcinoma del cuello uterino después de 15 a 20 años: Por progresar sólo el 1% al cáncer del cuello uterino nos hace pensar que en la aparición del proceso maligno del cuello uterino intervienen también otros cofactores el primero y fundamental es el acto sexual. Mix en 130, 000 monjas no halló ningún carcinoma del cuello uterino, seguido de: tabaco, alcohol, herpes virus simple 2, edad de inicio del coito, número de parejas, cofactor hombre, factores económicos, más frecuente en mujeres de baja condición económica, multiparidad, circuncisión, alteraciones del sistema inmunológico, anticoncepción hormonal, medio ambiente y otros. En 1974 zur Hausen postuló la hipótesis que el PVH fuera el agente que ocasionara el cáncer del cuello uterino y que otros investigadores divulgando la misma idea; pero el PVH no reúne el postulado de Koch, para considerarlo como el causante del cáncer del cuello uterino..El PVH se halla en otras lesiones, no solamente en el cáncer del cuello uterino, el PVH no se halla en el 100% de todos los carcinomas del cuello uterino y todavía no se ha reproducido el tumor maligno del cuello uterino al inyectarse PVH en los animales de laboratorio La presencia del PVH no es suficiente para el desarrollo del tumor maligno del cuello uterino, se requiere la compañía de varios cofactores exógenos y endógenos Nuestros conocimientos de las relaciones del PVH con los cofactores aun son deficientes y el papel que juegan los cofactores en la aparición de la patología maligna del cuello uterino son nebulosos. Las investigaciones deben profundizarse en el PVH y los cofactores. Dr. Godofredo Arauzo Huancayo PERÜ Email: godo_ara@hotmail.com

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

Comer espinacas puede ayudarte a combatir el exceso de sal en la dieta

Las verduras de hoja ancha son ricas en potasio, que ayuda a contrarrestar el exceso de sodio.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS