A partir de los 35 años, seguir fumando acorta la vida tres meses por año

Varias sociedades médicas reclaman financiación pública para tratar el tabaquismo
Autor/es: Redacción
Actualizado el 31/05/2011
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
 
La fuerza de voluntad es básica para dejar de fumar, pero a veces no es suficiente. Si cuando un fumador decide abandonar este hábito no recibe ningún tipo de ayuda, sus posibilidades de éxito están en torno a un 5-10%. En cambio, con un adecuado acompañamiento médico las opciones de lograrlo se multiplican por dos y hasta por tres, informan la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).

Por ello, y con motivo de la celebración el 31 de mayo del Día Mundial sin Tabaco, ambas sociedades reclaman que los tratamientos médicos contra el tabaquismo tengan financiación pública, “como se financian los tratamientos de cualquier otra enfermedad crónica”.

Cuanto antes dejes de fumar, menor será el daño del tabaco en tu organismo.

Varios estudios han demostrado que, a partir de los 35 años, seguir con este insano hábito resta tres meses de vida por año. “Parece, pues, crucial, que una vez que una persona fumadora ha tomado la determinación de dejar de fumar, reciba toda la ayuda necesaria porque con ello estaremos aumentando sus años de vida”, afirma el doctor José Luis Díaz Maroto, coordinador del Grupo de Tabaquismo de SEMERGEN.

No hay que olvidar que, en España, cada 10 minutos muere una persona debido a una enfermedad relacionada con el tabaco. Pero las víctimas no se cuentan únicamente entre los que fuman. Entre 2.000 y 3.000 personas fallecen cada año debido al tabaquismo pasivo .

Los niños son especialmente vulnerables a este fumar de segunda mano. De hecho, se calcula que convivir con el humo del tabaco equivale en los pequeños a fumar cinco cigarrillos al día. Para comprender esta cifra hay que tener en cuenta que los niños respiran con más frecuencia que los adultos, por lo que, comparativamente, introducen más aire (y humo) en unos pulmones todavía en fase de desarrollo.

Si tienes hijos este es, sin duda, un buen motivo para romper con el tabaco, como lo es también el hecho de que reducirás sus posibilidades de convertirse en adultos fumadores.

¿Quieres más razones para dejarlo? Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tabaco es fuertemente responsable de un gran número de enfermedades no transmisibles, como el ictus, el cáncer, el enfisema pulmonar o los ataques al corazón. Por ejemplo, se calcula que dejar de fumar reduce a la mitad el riesgo de sufrir un infarto y que, tres años después de abandonar el hábito, las posibilidades de padecer este trastorno son las mismas que las de alguien que no ha fumado nunca. Este es sólo uno de los múltiples beneficios para la salud que tiene dejar de fumar.

Si estás decidido a abandonar el tabaco debes saber que, además de la ayuda médica, cuentas con otras armas, tal y como te mostramos en nuestro artículo “Herramientas útiles para dejar de fumar”. Porque, a la hora de romper con el tabaco, no hay que escatimar esfuerzos.


Fuentes: SEPAR | SEMERGEN | OMS 

Comentarios

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

Comer pescado azul puede subirte el ánimo

El pescado azul favorece la producción de endorfinas en tu organismo, conocidas también como las hormonas de la felicidad.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS