¿Quiénes están más expuestos?

En principio, los grupos de población más expuestos al fumar de segunda mano son aquellos que pasan más tiempo al día en ambientes cerrados, en espacios interiores (indoor environment) en los que los fumadores fuman a su anchas, sin tener en cuenta la polución que provocan en el ambiente con el humo del tabaco.

Cuando los padres son fumadores, los niños están muy expuestos al riesgo derivado del fumar de segunda mano. Los mismo le sucede a quienes trabajan en locales de la industria de la restauración (cafeterías, restaurantes) y del ocio en los que está permitido fumar. En la Unión Europea la exposición al fumar de segunda mano se distribuye casi por igual entre el lugar de trabajo y la casa.

En resumen, según el muy reciente estudio globarl patrocinado por la OMS y publicado online en The Lancet el 26 de Noviembre del 2010, en el año 2004 el 40% de los niños, el 33% de los hombres no fumadores y el 35% de las mujeres no fumadoras estaban expuestos al fumar de segunda mano.

Este estudio (Worldwide burden of disease from exposure to second-hand smoke: a retrospective analysis of data from 192 countries) es la primera valoración global de la carga que supone para la salud del mundo las enfermedades atribuibles al fumar de segunda mano.

En el citado estudio global se han puesto de manifiesto variaciones regionales en el grado de exposición al humo del fumar de segundo mano: desde 13% o menos en África, al 50% o más en el Pacífico occidental y en la Europa oriental.

El sector de la hostelería es uno de los que sale peor parado en la actualidad.

En todo caso, es muy importante subrayar que, desde el punto de vista de las consecuencias nocivas de la exposición al fumar de segunda mano no hay nivel de seguridad, coo afirma la OMS en el informe WHO Report on the global tobacco epidemic, 2009. Esto quiere decir: o se suprime del todo la polución por el humo del tabaco de lugares públicos y de trabajo (de modo especial, en bares y restaurantes) o el grave riesgo para la salud persiste. En este sentido, la OMS recuerda que, por ahora, tan solo el 7,4% de la población mundial vive en países con leyes que exijan los lugares cerrados de acceso público estén totalmente libres de humo de tabaco que provoca el fumar de segunda mano.

Los 171 países que han firmado el WHO Framework Convention on Tobacco Control (Convenio marco de la OMS para el control del tabaco) reconocen que "la evidencia científica ha establecido de manera inequívoca que la exposición el humo del tabaco causa muerte prematura, enfermedad e incapacidad”. Dado que no se ha demostado un nivel de seguridad para esta polución, el Convenio marco recomienda los gobiernos, en su artículo 8, que tomen medidas efectivas para la protección a esta nociva exposición en lugares cerrados.

Comentarios

avatar-angelica
angelica 27/12/2010

dejar de fumar es algo bueno para el fumador pero también para todos los que estamos alrededor . ánimo

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

Los menores de un año no deberían tomar miel

Este alimento está contraindicado en los bebés pues aumenta el riesgo de sufrir botulismo.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS