¿Realmente funcionan las zapatillas de tonificación?

Las 'toning shoes' prometen fortalecer glúteos y piernas mientras caminas
Autor/es: Eva Mimbrero | Anabé Manzano
Actualizado el 29/09/2011
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
Etiquetas
Calzado Correr Andar
 
Mejorar la postura, tonificar glúteos y piernas, quemar más calorías... son algunos de los efectos que prometen los fabricantes de zapatillas de tonificación –también conocidas como 'toning shoes' o 'shape ups'– al utilizarlas. Su signo diferencial es la suela, en forma de balancín, lo que genera cierta inestabilidad con el objetivo de imitar el efecto de caminar sobre terrenos naturales. Es precisamente esta inestabilidad la que favorece un mayor trabajo de los músculos, aseguran los defensores de este tipo de zapatillas.

Pero... ¿qué hay de cierto en todo esto? ¿Realmente se notan los resultados después de usarlas para caminar o para correr durante un tiempo? Parece ser que no, si tenemos en cuenta la decisión de la Comisión Federal de Comercio estadounidense (FTC) de multar a la compañía Reebok por la publicidad de su línea de 'toning shoes'. En carteles y anuncios de televisión la empresa de calzado deportivo aseguraba que sus zapatillas de tonificación fortalecen tendones, pantorrillas y nalgas de forma más eficaz que las deportivas convencionales, una afirmación poco rigurosa según la FTC. La compañía deberá pagar 25 millones de dolares en concepto de reembolso para los consumidores.

Según sus fabricantes, la suela en forma de balancín ayuda a tonificar piernas y glúteos sin esfuerzo (Imagen: Flickr by tjschloss).

¿Entonces, cómo responde nuestro cuerpo ante este balanceo? ¿Lejos de beneficiarnos, puede llegar a ser contraproducente? El profesor John Mercer, que imparte clases de biomecánica en la Universidad de Nevada en Las Vegas (EE. UU), ha tratado de responder a estas preguntas mediante un estudio, concluyendo que la activación muscular y el consumo de oxígeno son casi idénticos tanto si se utilizan zapatillas convencionales como si se eligen las de tonificación.

El experto se ha sorprendido con los resultados de su investigación, ya que las participantes en el estudio, un grupo de estudiantes jóvenes, tenían la sensación de que con las 'toning shoes' caminaban diferente. “El cuerpo humano es muy perezoso, trata de trabajar lo mínimo”, explica Mercer, y esto puede provocar que, después de un tiempo usando este tipo de calzado, nuestros músculos se acostumbren al balanceo y no haya un trabajo extra.

Una postura que comparte Ángel González de la Rubia, presidente de la Asociación Española de Podología Deportiva (AEPODE). “No creo que ninguna zapatilla ayude a tonificar de manera específica la musculatura de quien la utiliza”, nos cuenta. Aunque también opina que su uso puede ser “interesante” en determinadas condiciones: por ejemplo “para andar una o dos horas diarias en sentido recto y por una superficie uniforme, como las aceras. O incluso si se padece de pies rígidos o pies cavos (con un arco más elevado de lo normal), su efecto balancín puede ayudar a evitar el dolor metatarsal. Pero no creo que tengan los efectos mágicos que afirman los fabricantes”, señala.
 
¿Pueden usarse para correr?
Otra cosa muy diferente es utilizarlas para correr: “el calzado debe de estabilizar lateralmente para equilibrar las diferentes articulaciones del pie y así evitar lesiones tan frecuentes como el esguince de tobillo. Por lo tanto no me parece adecuado utilizar calzado inestable para correr”, afirma el doctor de la Rubia. Esta recomendación es especialmente importante para todos aquellos que padezcan de pies valgos o plano valgos (con los talones hacia dentro) o que tengan unas articulaciones demasiado laxas o elásticas, comenta.

Para de la Rubia el secreto a la hora de elegir unas buenas zapatillas tipo 'running' es que, al mismo tiempo, nos ofrezcan estabilidad y amortiguación. “Aunque el corredor popular va buscando incrementar el grado de amortiguación como panacea para resolver sus lesiones, éstas casi siempre vienen determinadas por un exceso de movimiento o laxitud ligamentosa”.

El doctor Mercer, en cambio, opina que no existe ninguna razón biomecánica obvia por la que el diseño de este tipo de zapatillas contribuya a aumentar el riesgo de lesiones. “A algunas personas les encanta cómo se sienten al usarlas, y si eso es suficiente para que salgan y se muevan entonces, en mi opinión, las zapatillas están trabajando bien”, sentencia.


Fuentes: Asociación Española de Podología Deportiva | The New York Times | U.S. Federal Trade Commission

Comentarios

avatar-mary
mary 24/08/2011

yo me compre las runtone, que son.supuestamente hechas para correr, las use dos dias por 20 min, y ahorita tengo unos dolores de rodilla horribles, jamas en mi vida me habian dolido las rodillas, me es doloroso caminar. Tengo 3 dias asi y aun no se me quita el dolor.

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

El agua ayuda a transportar los nutrientes de los alimentos por el organismo

También es útil para eliminar toxinas y mantener la temperatura corporal.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS